Crecer feliz
Mama a la ultima
20 / febrero / 2015

5 versiones del tiempo

Oliver Sacks

Oliver Sacks

 

1. La lentitud. Dejo a mi hijo todas las mañanas en el vestíbulo del colegio y espero a que suba las escaleras. A veces vuelve la mirada, a veces no. A veces se tropieza, a veces saluda a otro niño, a veces se para a quitarse el abrigo. Pero lo que se repite todos los días, lo que nunca varía, es su ritmo. Su parsimonia, su lentitud. Mi hijo jamás tiene prisa. No entiende el concepto de urgencia porque siente que la vida va a esperar a que él llegue.

2. El presente. Ahora trabajo en una revista de moda. Lo que tienen las últimas tendencias es que pronto se vuelven anacrónicas. El presente tiene una textura peculiar y resbaladiza. Solo la atrapas y la comprendes de forma retrospectiva. Cuando ya no es presente.

3. Momentos cotidianos de la verdad. Este es el título de un estudio de Bain & Company que leo a raíz de la publicación del nuevo libro de Siri Hustvedt El mundo deslumbrante (Anagrama). El estudio asegura que hacia la mitad de la trayectoria profesional, la confianza de las mujeres se disipa y pierden la esperanza de alcanzar sus sueños profesionales. Es algo que no les sucede a los hombres. ¿Por qué? No todo se debe a la falta de conciliación. Hay razones más poderosas: las mujeres no se identifican con el estereotipo masculino de trabajador ideal, no encuentran apoyo de sus jefes y los altos cargos de las empresas están copados por hombre, lo que provoca una ausencia de referentes femeninos.

4. Tiempo dentro del tiempo. Pienso que me gustaría sufrir una enfermedad no incapacitante ni grave que me obligara a guardar reposo durante unos meses. Podría así leer En busca del tiempo perdido y Moby Dick. Podría escribir. Podría ver películas raras. Podría sentarme al sol. Un paréntesis en la vida, un tiempo dentro del tiempo.

5. La despedida. Se despide Oliver Sacks con un artículo emocionante en The New York Times después de saber que padece un cáncer terminal. Tiene 81 años. Dice: “Me encuentro intensamente vivo y quiero y espero que el tiempo que me quede por vivir me permita profundizar mis amistades, despedirme de aquellos a los que quiero, escribir más, viajar si tengo la fuerza suficiente, alcanzar nuevos niveles de conocimiento y comprensión. Esto incluirá audacia, claridad y hablar con franqueza; trataré de ajustar mis cuentas con el mundo. Pero también tendré tiempo para divertirme (incluso para hacer alguna estupidez)”. Hace un año, cuando cumplió 80 y aún no sabía cuándo iba a morir, escribió: “Siento haber perdido (y seguir perdiendo) tanto tiempo; siento ser tan angustiosamente tímido a los 80 como lo era a los 20; siento no hablar más idiomas que mi lengua materna, y no haber viajado ni haber experimentado otras culturas más ampliamente. Siento que debería estar intentado completar mi vida, signifique lo que signifique eso de “completar una vida”. Me parecen dos párrafos absolutamente maravillosos.


Deja tu comentarioEnviado por: Raquel
18 / enero / 2015

Una semana perfecta

Esta semana nunca ha existido. Solo en mi imaginación.

fan_ho

Imagen de Fan Ho

Lunes

Llego a trabajar contenta porque aún me quedan cápsulas de café y porque he podido llevar a mi hijo al colegio a paso normal, de personas, y no a todo correr porque nos hemos quedado dormidos como ceporros frioleros. El trabajo fluye entre reuniones y cafés y buscar cosas y escribir un poco. Como con una amiga y me río y tenemos una buena idea para una cosa que queremos hacer juntas desde hace tiempo. Por la noche veo una peli mientras mi hijo se queda dormido en mis brazos, porque los lunes hay que tocarse más y él es más bebé al principio de la semana.

Martes

El tren llega puntual y está casi vacío, y no se me ha olvidado el libro ni el cepillo de dientes en casa, y me he pintado los labios aunque no entiendo por qué hay gente a las que el rouge les dura todo el día como un tatuaje. En mi vagón viaja gente leyendo y gente que le sonríe a sus pensamientos, y a los pensamientos ajenos. Hay un chico de esos que me gustan, grande, moreno, con mucho pelo, que huele bien. Esta leyendo un libro que apunto mentalmente. El día transcurre lento y precioso.

Miércoles

Consigo no pasar ni frío ni calor en el trabajo, leo una cosa que me hace pensar y la comparto y charlo un rato de algo que casi es importante. Entrevisto a alguien al que admiro y noto que le caigo bien y la conversación se prolonga más allá de las preguntas y respuestas preparadas. Mi hijo me trae un regalo del colegio, un dibujo de una nube azul en un cielo blanco bajo la que nos cobijamos los dos juntos, muy guapos. Sueño con un amigo al que echo de menos y la trama es muy graciosa y me despierto pronto gracias a mi propia risa.

Jueves

Salgo un poco antes de trabajar y me voy a una librería y me compro dos libros y un cuento de hadas y luego me voy de cañas. El bar es cálido y la gente es cálida y me tomo unas cañitas bien tiradas. Paseo hasta casa sola sintiendo frío en la cara. Empiezo a escribir algo que le he prometido a alguien que vive en el fondo del mar. Me sigue gustando al día siguiente, cuando vuelvo a leerlo, tomando un café delicioso.

Viernes

Voy a buscar a mi hijo al colegio, me escondo de las otras madres porque he reservado para los dos en un japonés en el que nos adoran. Pedimos tallarines y langostinos y unagi y yo me como la anguila y él el arroz. Caminamos hasta su tienda de cochecitos preferida, y compramos un coche que cabe en la palma de su mano, y vamos al Retiro y nos hacemos fotos. Por la noche leemos un cuento y otro y otro y otro y al final nos contamos otro más con la boca, inventado.

Sábado

Desayuno tostadas y aún tengo café y queda leche y mantequilla y la cocina está limpia y todo huele muy bien. Leo el periódico y voy al mercado a comprar cosas ricas y cocino para toda la familia. Alguien me ha traído margaritas blancas y pomelos. Encuentro un vestido precioso que me sienta genial y me cuesta poquísimo y reservo un viaje para dentro de un mes, en un sitio junto al mar, al norte, en el norte. Voy al cine sola y aunque nadie me coge de la mano, me siento bien.

Domingo

Voy al Botánico con mi hijo y hacemos el mismo recorrido de siempre, ente olivos y bonsáis y cactus y plantas carnívoras. No me he llevado trabajo a casa y leo y leo y leo un libro que vi el otro día a un chico muy guapo en el tren. Un libro maravilloso. Al chico quizá vuelva a encontrarlo, en otro tren, en otra semana perfecta.


1 comentarioEnviado por: Raquel
2 / enero / 2015

Hola 2015

Se acabó 2014, que ha sido un año en el que he perdido muchas cosas: las gafas, el móvil, la cartera, la cazadora, el bolso… No aprendí a cocinar nada que mi hijo quiera llevarse en un tupper cuando se independice, escribí sobre muchas cosas que no me importaban echando mano de oficio y sobre otras que sí, y disfruté, aunque no tanto como antes. Leí mucho, y me identifiqué con la madre muerta de El jilguero, de Donna Tartt y después con la niña que crece de La Niña y el Mar, de Ernesto Filardi. Me compré todos los libros de Pynchon pero solo leí algunos, porque es uno de mis escritores favoritos pero soy perezosa. Vi crecer a mi hijo, que en 2014 inició el aprendizaje de la lectura y la escritura. Le di muchos besos y abrazos, cientos de miles, compartimos muchos cuentos e hicimos las torres más altas de Europa.   10818087_1537088719862994_1449572146_n

Viaje poquísmo (a Barcelona, Vitoria, Mundaka, Cuenca), el peor año de mi vida, y no monté en ningún avión, algo que no ocurría desde 1998. Por eso no me di cuenta de que tenía el DNI caducado desde enero, por eso y porque soy un desastre. Aún no lo he renovado, pero lo voy a hacer porque este año quiero volver a volar. Aún así, recorrí miles de kilómetros entre el centro de Madrid y El Polígono en el que me gano el sustento. Fui (casi) todas las semanas al Jardín Botánico y me sentí en el Museo Thyssen como en mi casa. En 2014 bebí litros de vino blanco, comí como un cochino jabalí, me eché en la cara decenas de muestras variadas, me corté el pelo, dejé de comprarme ropa. Hice nuevos amigos, en concreto tres, y pasé mucho tiempo con una grandísima amiga sin la cual no hubiera podido sobrevivir.

db4f78ca5aa311e2a58122000a9d0ed5_7

En 2014 perdí a un amigo. El amigo con el que bailé y hablé hasta el amanecer durante años. Me destrozó el corazón. Pero me viene a veces a visitar en sueños, hecho un pincel, reguapo, todo swing. Te llevo conmigo y, ya sabes, olé lo bonito.

1539792aca8c11e2a42522000a1f96b3_7

Hola 2015, solo te pido que no muera nadie.

 

(Las fotos de este post son de María de Miguel, que en 2014 me regaló una foto de su hija para este blog. Visitad su web y la de su estudio, Antártica)

 

 


2 ComentariosEnviado por: Raquel
30 / diciembre / 2014

Un gran plan en familia

No es fácil pasar una jornada familiar perfecta. Qué os voy a contar. Para las madres trabajadoras (es decir, todas) este plan incluye no tener que pensar qué cocinar, disfrutar de un rato de tranquilidad y compartir juegos y actividades que nos encanten a todos. Y es posible, os lo aseguro, porque yo acabo de vivir uno de esos días perfectos. La cadena hotelera Novotel nos invito a Paula,  (mi bloguera favorita de Mamá Trendy) y a mí, con nuestros niños Xabela y Nicolás, a conocer su programa Family & Novotel, cuyo objetivo es que toda la familia pase un día espectacular. ¡Y vaya si lo fue! Si quieres ver el vídeo de cómo fue nuestra experiencia, haz clic aquí.

 

novotel-2

novotel-1

Cuando llegamos al hotel teníamos preparada una preciosa mesa con zumos, leche, frutas y bollos para que los peques cogieran fuerzas. El desayuno desapareció como por arte de magia pero Xabela y Nicolás tardaron en levantarse de sus sillas: estuvieron un buen rato muy entretenidos con las  tazas, pinturas y globos de la película ‘Big Hero 6’ que les habían preparado. Y es que hasta el 31 de enero, si pasáis una noche en algún establecimiento de la cadena Novotel, os regalan hasta cuatro entradas para la última película de Disney.

 

novotel-6

novotel-18

Después del desayuno, nuestros dos pequeñajos conocieron el Children Corner, un espacio de ocio infantil con consolas de juego, una biblioteca con libros para todas las edades y juegos de construcción Kapla, que además de ser muy chulos, son ecológicos. Allí les dejamos, encantados y seguros, mientras Paula y yo nos tomábamos un café antes de dar una vuelta por las instalaciones.

 

novotel-10
Después de pasar una mañana estupenda, disfrutamos de un buen menú equilibrado para los cuatro (que incluyó dos maxihelados de chocolate) y nos fuimos a descansar a la habitación. Digo descansar, aunque Paula y yo tuvimos que mediar en la guerra de almohadas entre Xabela y Nicolás e intentar que no arrasaran el minibar. La habitación, luminosa y muy espaciosa, está pensada para dos adultos y dos niños, que en Novotel se alojan gratis hasta los 16 años.

 

novotel-13

Si os apetece el plan, aprovechad y hacedlo antes del 31 de enero de 2015, porque si os alojáis con vuestra familia en uno de los hoteles Novotel de España y Portugal, podréis disfrutar desde 69 € de:

• Una noche de alojamiento y desayuno para dos adultos y dos niños menores de 16 años.
• Hasta 4 entradas de cine para la película ‘Big Hero 6′.
• Regalos sorpresa de la película, actividades como globoflexia o talleres, manteles para pintar…

 

novotel-17

Una plan irresistible, ¿no os parece? Mi siguiente plan es repetir en el Novotel de Barcelona. Ya os contaré…

 

 


Deja tu comentarioEnviado por: Raquel
26 / noviembre / 2014

Embarazada: 3 productos imprescindibles de belleza

Le he pedido a mi amiga Sonia Fornieles, jefa de Belleza de la revista AR, rubia natural, madre y buenísima persona que me recomendara tres productos de belleza imprescindibles para todas las embarazadas. Ella no solo lo ha hecho, también ha escrito un texto con unos consejos para vosotras.

 

Sonia Fornieles, linda y natural como es ella

Sonia Fornieles, linda y natural como es ella

 

Os dejo con Sonia. Aprovechad su sabiduría.

Cuanto estas embarazada, muy embarazada, pocas cosas te producen alivio. Una es poder ir por la vida sin meter tripa, es una sensación tan agradable que a veces se nos olvida no practicarla. Y la otra es darte un masaje refrescante en unas piernas agotadas y que desean, más incluso que una misma, que te liberes ya de esos kilos de más que no alcanzan a entender por que y cómo han llegado tan deprisa.

Emulsión revitalizante para piernas cansadas de Clarins

Emulsión revitalizante para piernas cansadas de Clarins

Llegar a casa, tirar los zapatos bien lejos y ponerse manos a la obra. Si te lo dan mucho mejor. ¿Qué utilizar para hacerlo? Sobre todo lociones refrescantes, con menthol y eucalipto, y con una textura ligera (no queremos hidratar ni nutrir, solo refrescar y tonificar). Lee bien los ingredientes no conviene que tenga cafeína ni aceites esenciales.

Crema hidratante Nivea

Crema hidratante Nivea

Cuando estás embarazada, muy embarazada pocas cosas referentes a tus cambios físicos te preocupan más que las estrías, sueñas con ellas, lo sabes todo sobre esas ‘pequeñas culebras blancas’ y como estás tan puesta en el tema sabes también que una vez que lleguen… no se irán. Para evitarlas lo más importante es nutrir, nutrir, y nutrir. Y la crema más nutritiva que conozco es Nivea, la de la lata azul. Ya sé que el envase es poco práctico, ya sé que cuesta extenderla, ya sé que hay que esperar a que se absorba… Pero funciona. La piel de la barriga está confortable, jugosa y elástica, y por estos motivos al crecer no se ‘agrieta’, no se rompe, sino que se estira.

BB Cream de Clarins

BB Cream de Clarins

Cuando estás embarazada, muy embarazada hay días que no quieres ni mirarte al espejo, y días en los que volverías a meterte en la cama después de desayunar. Como eso no es viable (aunque alguna excepción sí podemos hacer) hay que tirar de neceser y cambiar la cara en poco tiempo. ¿Magia? No, BB cream. Con protección solar eso sí. Así matamos varios pájaros de un tiro: hidratar, dar color y aplicar protección solar. No son muy cubrientes y para un maquillaje especial no las usaría, pero para el día a día son perfectas.

Aunque lo cierto es que cuando estás embarazada, muy embarazada, significa que no queda nada para dejar de estarlo.

 

 


3 ComentariosEnviado por: Raquel
18 / noviembre / 2014

Mi hijo y la casta

Sospecho que mi hijo me considera casta. Discutía con él la otra noche sobre la conveniencia de que durmiera con una docena de muñecos, sus favoritos, y me dijo, muy serio: “Hemos decidido que vamos a dormir todos juntos”. Y remató: “El pueblo ha hablado”. El debate se prolongó un buen rato, y en su devenir, el mocoso me llamó señora separando mucho las sílabas (se-ño-ra) e insinuó que, pese a mis ínfulas, solo era una persona normal y no ostentaba ningún cargo reconocido. Me miraban él y sus muñecos y me parecía tener enfrente al núcleo duro de Podemos, mi hijo un Pablo Iglesias sin coleta pero con flequillo, flanqueado por la rana Monedero y Errejón Winnie the Pooh. Le faltó decir: “No soy un macho alfa”.

Yo, después de acostar al niño

Yo, después de acostar al niño

Mi mocoso es hijo, nieto y sobrino único. El rey de la casa, el centro del universo. Y para colmo, es un hombre. Para casta, él, la verdad. He comprobado toda mi vida que los hombres tienen mucha más facilidad que las mujeres para ser la medida de todas las cosas. Mi hijo no es una excepción, pese al feminismo militante familiar. Como Pablo, es un arrogante. Un arrogante muy frágil, también como Pablo. Y se indigna con intensidad pero se cansa enseguida, porque es de naturaleza inconstante. Le salva que es buena gente y que le encanta leer. Leer es la vacuna para todos los males del alma.
También le salva que es joven y aún no se ha despeñado por los muchos precipicios de la vida. Pero a mí ¿qué me salva? Yo ya me despeñé, y ahora encima soy casta. Parece que ser que las dos cosas son inevitables si sigues cumpliendo años. Hasta ahora, cuando he dicho “aquí mando yo” lo he hecho sin convicción. Pero dónde mandas tú, criatura, y desde cuándo, me decía a mí misma. Ahora que sé que soy irremediable casta, no tengo más remedio que asumir el mando. El mando de mi vida, que ya viene siendo hora.


3 ComentariosEnviado por: Raquel
1 / noviembre / 2014

Los reyes de Halloween

El actor Neil Patrick Harris, su marido David Burtka y sus hijos Gideon y Harper son los reyes de Halloween. No tengo nada más que decir. El próximo presentador de los Oscar sencillamente lo peta. Un repaso a sus últimas fiestas de los muertos.

 

Halloween 2014

Halloween 2014

Halloween13

Halloween 2013

halloween12

Halloween 2012

Halloween 2011

Halloween 2011

En el estreno de FROZEN

En el estreno de FROZEN


5 ComentariosEnviado por: Raquel
12 / octubre / 2014

Estrellas

Hace poco más de un mes, un grupo de astrónomos definió el lugar en el universo en el que nosotros vivimos. Lo bautizaron Laniakea y tiene 100.000 billones (100.000.000.000.000.000) de estrellas. Mi hijo, que aún no entiende que no le pueda decir cuál es el número más alto del mundo, no puede imaginar tantas estrellas, pero lo encantan desde que era un bebé. Así que pensando en él, cosas con estrellas para bebés.

 

pegatina--de-estrellas-rosa-fluor

Pegatina plancha de estrellas de Ferm Living

Plato de Rice (9 €)

Plato de Rice (9 €)

Vaso de Rice 5 €

Vaso de Rice 5 €

Guirnalda de Numero 74 (14 €)

Guirnalda de Numero 74 (14 €)

Baberos de aden + anais

Baberos de aden + anais

Conjunto de cashmere de Zara (39,95 €)

Conjunto de cashmere de Zara (39,95 €)

Cestas de almacenamiento Eva & Oli (19 €)

Cestas de almacenamiento Eva & Oli (19 €)

 

Cojines de Numero 74 (16 €)

Cojines de Numero 74 (16 €)

Manta de Numero 74 (40 €)

Manta de Numero 74 (40 €)

 

Manta con forma de estrella de Numae (20 €)

Manta con forma de estrella de Numae (20 €)

 

 

 


2 ComentariosEnviado por: Raquel
5 / octubre / 2014

Marceline y la Princesa Chicle

Ya he dicho en otras ocasiones (por ejemplo, en este post dedicado a Finn y Jake) que me encanta ver con mi hijo Hora de Aventuras, El increíble mundo de Gumball o Historias corrientes. A pesar de lo que piensan grandes amigas de la blogosfera maternal (os dejo un cariñoso post que me dedicó Mama Full Time titulado Dibujos muy a la última), EN MI MODESTA OPINIÓN, son series ideales para niños que son niños, y no se conforman con ser proyectos de adultos. Aquí tenéis cinco razones por las que me encantan esos dibujos:

Jake y Finn

1. La amistad. Jake y Finn son amigos, Mordecai y Rigby son amigos, Gumball y su hermano-adoptivo-que-antes-fue-pez Darwin son amigos. Amigos de verdad, pase lo que pase, superamigos de la muerte para siempre. Sus relaciones no son ideales: los celos, la envidia, la vanidad, el egoismo… provocan peleas y desencuentros capítulo tras capítulo pero al final la amistad verdadera siempre vence.

Mordecai y Rigby

2. Las aventuras. Los dibujos que vemos mi hijo y yo tienen la misma estructura que los mitos clásicos; cada capítulo está lleno de aventuras, y aventuras alejadas de la realidad, surrealistas, pobladas de personajes fascinantes que planean retos (y hasta problemas morales) al héroe. Me refiero a aventuras. no ir a buscar a un mono con botas a una montaña con la auyuda de un mapa y un mooochila. Además, hay música y vídeojuegos.

Aventura

3. La rebeldía, la inseguridad y los culos. Los pedos, los mocos y los culos existen. En el universo infantil y en el adulto. La risa tonta y el sonrojo existen. En la realidad se mete la pata y los demás (no todos, algunos), si son niños, se ríen de ti en tu cara y, si son adultos, lo hacen a tu espalda. En la vida hay que superar el pudor que nos da hacer ciertas cosas y la vergüenza que acarrean los fallos y los fracasos.

Gumball

4. Las canciones. Alejados de los cantajuegos y los chillidos de Dora, las canciones de, por ejemplo, Hora de Aventuras, son maravillosas. Igual me he pasado, pero a mí me encantan.

 

 

5. Ellas. Podéis decir que los protagonistas principales de estos dibujos son chicos, y tenéis razón. Pero son ellas son listas, divertidas y fuertes. Y desinhibidas. Marceline y la Princesa Chicle son mi favoritas. Para los que no lo sabéis, fueron pareja en el pasado, según desveló recientemente Olivia Olson, la mujer que pone la voz a Marceline. Ya se veía venir desde ese episodio en el que Chicle olía la camiseta de Marcelina. Así que un punto más a favor de esta serie para familias diversas.

Chicle y la camiseta de Marceline

 

 

 


2 ComentariosEnviado por: Raquel
21 / septiembre / 2014

Madres perfectas

Las madres estadounidenses son las nuevas madres perfectas por excelencia. Si tú estás orgullosa de ese pastel de verduras ecológicas que te sale tan rico, ellas, que desde hace mucho tiempo cultivan su propio huerto en el loft, son expertas en una última moda foodie que hace las delicias de sus hijos. Que tu niña está monísima con un conjunto que compraste en las rebajas de esa tienda francesa, ellas ya han vuelto a Zara después de pasar la fiebre de la ropa infantil nórdica y los jerseys tejidos a mano. Y no te esfuerces en decorar la casa mezclando Ikea con el mercadillo de moda, que jamás conseguirás tener tantos objetos con alma y mensaje como ellas. He de añadir que muchas no trabajan o tienen empleos creativos difusos y que algunas son mormonas. Os voy a poner dos ejemplos que seguramente ya conoceréis.

Bleubird. En su Pinterest (no quiero ni entrar en el tema Pinterest e Instagram) se define como madre pájaro, en la foto de perfil posa con un ukelele y es escritora y fotógrafa. James Kicinski McCoy tiene cuatro hijos, vive en Nashville, Tennessee, y es tan perfecta que lograr parecer natural, espontánea y feliz. Para muestra, unas imágenes y no tengo nada más que añadir, señoría.

Bleubird Bleubird2 BB3

Love Taza. A la protagonista de este blog, Naomi, dan ganas de cruzarle la cara. No porque sea mormona, que os veo venir. Es que es insufrible de puro perfecta e irreal. De hecho, una de las preguntas frecuentes de su blog es ¿es realmente tu vida taaaaan perfecta? El matrimonio Taza tiene dos hijos y un bulldog inglés. Probó el cronut antes que nadie y vive en NY. Aquí tenéis a los Taza en acción.

 

 

¿Tengo rencor? UN POCO. Pero no con ellas, sino con la insufrible pulsión perfeccionista y competitiva de las madres actuales. Ahora os cuento mi vida. Mi hijo se ha pasado la mayor parte del fin de semana jugando solo porque he tenido mucho trabajo. Como un niño de los años 80. Como castigo cósmico, el sábado por la noche se puso malito y ya no se volvió a despegar de mí. Escribo esto porque ya está acostado y porque no quiero entrar en la cocina, que parece el plató perfecto para el programa especial Halloween de Chicote. Soy melodramática, soy desordenada y demasiado vaga para ser una madre perfecta. Para colmo, he nacido en Madrid. Pero mi hijo me dice todos los días que soy la mejor mami del mundo. Supera eso, Taza.

 

 


10 ComentariosEnviado por: Raquel

Posts Anteriores