Crecer feliz
Mama a la ultima
19 / abril / 2011

Caperucita Roja

Confieso que Caperucita Roja es mi cuento infantil preferido y que hacía tiempo que quería dar a este personaje extravagante un hueco en el blog. Ha llegado el momento, ahora que se acaba de estrenar la película, dirigida por Catherine Hardwicke. La directora de Crepúsculo ha optado por llevar a la niña de la cestita al terreno romántico y adolescente, con la actriz Amanda Seyfried en el papel protagonista.

A mí me encanta el cuento original de Perrault, en el que el lobo feroz se merienda a la abuela y a la nieta y no existe un rudo leñador que las salve, como sucede en la versión de los Hermanos Grimm (que para los cuentos eran mucho más soft). Luego también está el poema de Roal Dahl para su colección Cuentos en verso para niños perversos, en el que Caperucita se saca un revólver del corsé y mata al lobo de un disparo en la cabeza.


Ilustración de Marc Taeger para 'La verdadera historia de Caperucita', de la editorial Kalandraka

En las librerías podéis encontrar muchas versiones de este cuento. Yo os recomiendo tres:

1. La verdadera historia de Caperucita, con texto de Antonio Almodóvar e ilustraciones de Marc Taeger. Editorial Kalandraka. 13 €.

2. Cuentos silenciosos, de Benjamín Lacobe, una versión muda y pop-up de cuentos clásicos infantiles. Editorial Edelvives. 24,65 €.

3. Caperucita Roja, con ilustraciones de Adolfo Serra. Narval Editores. 14 €.

 

Cuentos silenciosos’, de Benjamín Lacobe, es una versión pop-up de Caperucita Roja

Son tres versiones maravillosas de este cuento, con unas ilustraciones que encantarán a vuestros pequeños, pero hay muchas más. En la librería on-line La Mar de Letras podéis encontrar bastantes opciones. Yo colecciono caperucitas para mi hijo, al que le encanta la parte de “para comerte mejor”. Él repite lo de MEJOOOR mientras yo le muerdo la tripa, y le pregunto: ¿Te has comido tú a la abuelita?

 

'Caperucita Roja' ilustrada por Adolfo Serra, de Narval Editores.

En fin… Recordad que Caperucitas hay para todos los gustos, hasta en clave erótica: Sigmund Freud aseguraba que la caperuza roja era un símbolo de carnalidad (para qué hablar de ese lobo travestido que espera a la niña en la cama) y Charles Dickens confesó que Caperucita Roja había sido su primer amor. A mi hijo le reservo las caperucitas inocentes, esperando que llegue lo más tarde posible la hora en la que empiece a ver el lado sexy de esta niña extravagante.

 

Grabado de Gustavo Doré.

¿Y a vosotras? ¿Os gusta la niña de la capa roja? ¿Qué cuento clásico prefiere vuestro peque?

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

4 Comentarios

  • 1. Yo jamas te hubiera conocido, si no llega a ser por los ramones  |  19 de abril del 2011 a las 16:33 pm

    Para comerte mejorrrrrrrrrrr!!!

  • 2. Yo jamas te hubiera conocido, si no llega a ser por los ramones  |  25 de abril del 2011 a las 18:01 pm

    Para comerte mejorrrrrrrrrrr!!!!

  • 3. Virginia  |  26 de abril del 2011 a las 15:29 pm

    Hola Raquel,
    somos una pequeña agrupación y nos gustaría hacerles llegar información sobre una venta radical de venta de grandes marcas de moda infantil en la localidad de Igualada, Barcelona, en edificios históricos de la edad de oro textil de la comarca. Les agradeceríamos si nos pudiesen facilitar un email de contacto.
    Muchas gracias de antemano y un saludo,
    Virginia

  • 4. yo jamás  |  27 de abril del 2011 a las 13:59 pm

    …Y entonces la pequeñ recibió unos azotes por ser tan mala y no coger el telefono…

Deja un comentario

Requerido

Requerido (permanecerá oculto)


9 + = diecisiete

Subscríbete a los comentarios via RSS

css.php