Crecer feliz
Mama a la ultima
31 / julio / 2013

5 libros juveniles para toda la familia

Aquí tenéis la fantástica recomendación de Raquel Castro. Ella habla de cinco joyas de la literatura infantil que debe leer toda la familia. ¿No hemos sido todos niños que exploran historias, como se exploran mares y continentes? Esto está dedicado a todos los que nunca perdieron el mapa del territorio de su niñez y, de vez en cuando, lo visitan. Ah, y no olviden leer Ojos llenos de sombra, de Raquel Castro. Adelante: 

 

Yo no creo que la literatura infantil y juvenil sea exclusivamente para niños y adolescentes: me parece que, lo bien escrito, puede llegarle a cualquier persona, sin importar su edad. Por supuesto, a veces ayuda a comprender una lectura la experiencia de vida que ya tenemos. Supongo que por eso entendí distinto El túnel, de Ernesto Sabato, cuando lo leí a los 12 años que cuando lo leí de nuevo, ya adulta. Dicho de otro modo: entiendo los motivos por los que algunos libros no son recomendables para niños o adolescentes, sobre todo cuando el argumento principal es el desarrollo psicoemocional del lector; pero eso no explica por qué un lector adulto no podría disfrutar un libro etiquetado “para niños” o “para adolescentes”. De hecho, creo que algunas obras que actualmente tienen estas etiquetas no fueron escritas pensando exclusivamente en un público infantil o juvenil, y que si, como uno esperaría, todas nuestras experiencias se acumulan al forjar nuestra personalidad, un lector adulto podría sacarles mejor partido a los libros que apelan a un periodo de su desarrollo que ya forma parte de su bagaje cultural y emocional.
Dicho lo anterior, voy a recomendar cinco libros que, me parece, pueden ser la delicia de cualquier lector, sin importar su edad, pero que por una u otra razón se encuentran en el anaquel de la LIJ:
1. Cuentos escritos a máquina, de Gianni Rodari. Esta colección de historias conjunta humor, imaginación e incluso crítica social sin perder en ningún momento su calidad literaria. Bellamente escrito, cada cuento es una invitación a que el lector desarrolle su propia capacidad de asombro y de fabulación. Además, es equilibradamente divertido y emotivo. La editorial Alfaguara lo propone como lectura “a partir de los 11 años”. Yo creo que a niños menores con asistencia de sus padres les va a encantar también. Y los adultos mayores amarán cuentos como “Me marcho con los gatos”, que abordan temas como la soledad y el abandono (sin cursilería). No por nada Rodari es uno de los grandes.

 

Cuentos escritos a maquina

 

2. Las sirenas sueñan con trilobites, de Martha Riva Palacio. Está en la línea naranja de SM, lo que significa que se recomienda para niños a partir de 10 años. Una vez más, la clasificación se queda corta: agresión sexual, violencia familiar, muerte de un ser querido, son sólo algunos de los temas que toca esta novela. Con todo, lo hace de manera sutil y delicada, por lo que los lectores más jóvenes pueden entender perfectamente lo que pasa y los mayores pueden bucear en sus implicaciones, tan profundamente como lo deseen: el libro da para eso. Es, además, una historia entrañable y deja un buen sabor de boca.

 

Las sirenas sueñan con trilobites

 

3. Loba, de Verónica Murguía. Ganadora más reciente del Premio Internacional Gran Angular, Loba está publicada por SM España y, a diferencia de los libros de SM México, se consigue en formato electrónico y, en papel, en todos los lugares donde llega SM, así que no hay pretexto. La autora piensa que es una historia difícil para menores de 12, 13 años; pero yo creo que si se trata de una lectura en familia no será problema (además, es delicioso eso de que varios miembros de la familia lean el mismo libro y se pongan a comentarlo y reflexionar al respecto). Para los más pequeños, recomiendo la táctica que usaba mi madre: leer ella y luego platicar lo leído. El libro, de una calidad impresionante, una prosa delicada y precisa, una historia emocionante y llena de aventuras, tiene todo para convertirse en un clásico. Acuérdense de mí en treinta años y verán.

 

Loba

 

4. Celia, lo que dice, de Elena Fortún. Publicado originalmente en 1928, este libro es de un actual que asombra. La protagonista, Celia, es una niña que todo el tiempo está cuestionando el mundo que la rodea, las costumbres de los adultos, las órdenes que le dan. Su imaginación es tan rica que de inmediato nos rapta a sus ensoñaciones y la descripción de la sociedad española de las primeras décadas del siglo pasado son vívidas y elocuentes. Si tuviera que describir este libro con una sola palabra, usaría esta: naturalidad. En España lo publica Aguilar (en el resto del mundo es muy difícil de conseguir, pero no imposible) en su línea de “a partir de 9 años”. Yo creo que menores lo van a entender y a disfrutar también. Por cierto, éste es el primer libro de una serie,. Es mucho mejor que los siguientes, pero todos valen la pena (mi favorito, de hecho, es Cuchifritín el hermano de Celia).

 

Celia

 

5. Un oso llamado Paddington, de Michael Bond. Otro clásico al que no se le nota la edad: publicado por primera vez en 1958, es un libro hermoso, tierno, lleno de buenos sentimientos. Paddington es un osito peruano que viaja a Inglaterra, donde es adoptado por la familia Brown. En casa de los Brown, Paddington deberá ajustarse a las costumbres humanas, mismas que cuestiona cuando no comprende, y se brinca cada vez que puede. Pero no es un pillo: se trata de un osito un poco torpe, muy inocente, terriblemente goloso y capaz de robarse el corazón de cualquiera que tenga corazón. Un oso llamado Paddington también es el inicio de una serie de novelas, muy recomendables. En castellano las publica Noguer y Caralt en la línea “A partir de 7 años”.

 

Oso Paddington

 

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

3 Comentarios

css.php