Crecer feliz
Mama a la ultima

Archivo de octubre, 2014

12 / octubre / 2014

Estrellas

Hace poco más de un mes, un grupo de astrónomos definió el lugar en el universo en el que nosotros vivimos. Lo bautizaron Laniakea y tiene 100.000 billones (100.000.000.000.000.000) de estrellas. Mi hijo, que aún no entiende que no le pueda decir cuál es el número más alto del mundo, no puede imaginar tantas estrellas, pero lo encantan desde que era un bebé. Así que pensando en él, cosas con estrellas para bebés.

 

pegatina--de-estrellas-rosa-fluor

Pegatina plancha de estrellas de Ferm Living

Plato de Rice (9 €)

Plato de Rice (9 €)

Vaso de Rice 5 €

Vaso de Rice 5 €

Guirnalda de Numero 74 (14 €)

Guirnalda de Numero 74 (14 €)

Baberos de aden + anais

Baberos de aden + anais

Conjunto de cashmere de Zara (39,95 €)

Conjunto de cashmere de Zara (39,95 €)

Cestas de almacenamiento Eva & Oli (19 €)

Cestas de almacenamiento Eva & Oli (19 €)

 

Cojines de Numero 74 (16 €)

Cojines de Numero 74 (16 €)

Manta de Numero 74 (40 €)

Manta de Numero 74 (40 €)

 

Manta con forma de estrella de Numae (20 €)

Manta con forma de estrella de Numae (20 €)

 

 

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

2 Comentarios

5 / octubre / 2014

Marceline y la Princesa Chicle

Ya he dicho en otras ocasiones (por ejemplo, en este post dedicado a Finn y Jake) que me encanta ver con mi hijo Hora de Aventuras, El increíble mundo de Gumball o Historias corrientes. A pesar de lo que piensan grandes amigas de la blogosfera maternal (os dejo un cariñoso post que me dedicó Mama Full Time titulado Dibujos muy a la última), EN MI MODESTA OPINIÓN, son series ideales para niños que son niños, y no se conforman con ser proyectos de adultos. Aquí tenéis cinco razones por las que me encantan esos dibujos:

Jake y Finn

1. La amistad. Jake y Finn son amigos, Mordecai y Rigby son amigos, Gumball y su hermano-adoptivo-que-antes-fue-pez Darwin son amigos. Amigos de verdad, pase lo que pase, superamigos de la muerte para siempre. Sus relaciones no son ideales: los celos, la envidia, la vanidad, el egoismo… provocan peleas y desencuentros capítulo tras capítulo pero al final la amistad verdadera siempre vence.

Mordecai y Rigby

2. Las aventuras. Los dibujos que vemos mi hijo y yo tienen la misma estructura que los mitos clásicos; cada capítulo está lleno de aventuras, y aventuras alejadas de la realidad, surrealistas, pobladas de personajes fascinantes que planean retos (y hasta problemas morales) al héroe. Me refiero a aventuras. no ir a buscar a un mono con botas a una montaña con la auyuda de un mapa y un mooochila. Además, hay música y vídeojuegos.

Aventura

3. La rebeldía, la inseguridad y los culos. Los pedos, los mocos y los culos existen. En el universo infantil y en el adulto. La risa tonta y el sonrojo existen. En la realidad se mete la pata y los demás (no todos, algunos), si son niños, se ríen de ti en tu cara y, si son adultos, lo hacen a tu espalda. En la vida hay que superar el pudor que nos da hacer ciertas cosas y la vergüenza que acarrean los fallos y los fracasos.

Gumball

4. Las canciones. Alejados de los cantajuegos y los chillidos de Dora, las canciones de, por ejemplo, Hora de Aventuras, son maravillosas. Igual me he pasado, pero a mí me encantan.

 

 

5. Ellas. Podéis decir que los protagonistas principales de estos dibujos son chicos, y tenéis razón. Pero son ellas son listas, divertidas y fuertes. Y desinhibidas. Marceline y la Princesa Chicle son mi favoritas. Para los que no lo sabéis, fueron pareja en el pasado, según desveló recientemente Olivia Olson, la mujer que pone la voz a Marceline. Ya se veía venir desde ese episodio en el que Chicle olía la camiseta de Marcelina. Así que un punto más a favor de esta serie para familias diversas.

Chicle y la camiseta de Marceline

 

 

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

2 Comentarios

css.php