Crecer feliz
Mama a la ultima
2 / enero / 2015

Hola 2015

Se acabó 2014, que ha sido un año en el que he perdido muchas cosas: las gafas, el móvil, la cartera, la cazadora, el bolso… No aprendí a cocinar nada que mi hijo quiera llevarse en un tupper cuando se independice, escribí sobre muchas cosas que no me importaban echando mano de oficio y sobre otras que sí, y disfruté, aunque no tanto como antes. Leí mucho, y me identifiqué con la madre muerta de El jilguero, de Donna Tartt y después con la niña que crece de La Niña y el Mar, de Ernesto Filardi. Me compré todos los libros de Pynchon pero solo leí algunos, porque es uno de mis escritores favoritos pero soy perezosa. Vi crecer a mi hijo, que en 2014 inició el aprendizaje de la lectura y la escritura. Le di muchos besos y abrazos, cientos de miles, compartimos muchos cuentos e hicimos las torres más altas de Europa.   10818087_1537088719862994_1449572146_n

Viaje poquísmo (a Barcelona, Vitoria, Mundaka, Cuenca), el peor año de mi vida, y no monté en ningún avión, algo que no ocurría desde 1998. Por eso no me di cuenta de que tenía el DNI caducado desde enero, por eso y porque soy un desastre. Aún no lo he renovado, pero lo voy a hacer porque este año quiero volver a volar. Aún así, recorrí miles de kilómetros entre el centro de Madrid y El Polígono en el que me gano el sustento. Fui (casi) todas las semanas al Jardín Botánico y me sentí en el Museo Thyssen como en mi casa. En 2014 bebí litros de vino blanco, comí como un cochino jabalí, me eché en la cara decenas de muestras variadas, me corté el pelo, dejé de comprarme ropa. Hice nuevos amigos, en concreto tres, y pasé mucho tiempo con una grandísima amiga sin la cual no hubiera podido sobrevivir.

db4f78ca5aa311e2a58122000a9d0ed5_7

En 2014 perdí a un amigo. El amigo con el que bailé y hablé hasta el amanecer durante años. Me destrozó el corazón. Pero me viene a veces a visitar en sueños, hecho un pincel, reguapo, todo swing. Te llevo conmigo y, ya sabes, olé lo bonito.

1539792aca8c11e2a42522000a1f96b3_7

Hola 2015, solo te pido que no muera nadie.

 

(Las fotos de este post son de María de Miguel, que en 2014 me regaló una foto de su hija para este blog. Visitad su web y la de su estudio, Antártica)

 

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

2 Comentarios

  • 1. Pilar / MamásFullTime  |  2 de enero del 2015 a las 19:43 pm

    Precioso texto. Me gusta la sonrisa cómplice que me saca algunas de las experiencias que señalas.. jejejeje.. lo de tirar de oficio, lo de disfrutar, lo de comprar libros que tienes ansia de leer pero que no consigues encontrar el momento.
    ¿Qué es eso de que has disfrutado menos que antes escribiendo sobre lo que te gusta? A lo mejor habría que darle una vuelta..
    Y yo me pido alguno de esos litros de vino blanco en el próximo 2015, así.. mano a mano..
    Por cierto, precioso Mundaka.. lo mismo bien vale un avión.. o no.. jejejeje
    Bss maja!!

  • 2. Paula Llanos  |  15 de enero del 2015 a las 13:14 pm

    Por favor, que post tan bonito. Yo le pido lo mismo.
    Maravilloso!

Deja un comentario

Requerido

Requerido (permanecerá oculto)


2 + = diez

Subscríbete a los comentarios via RSS

css.php