Crecer feliz
Mama a la ultima

Posts en la categoría 'Sin categoría'

18 / Mayo / 2016

Niños con zapatos nuevos

De las miles de cosas que aprendes cuando eres madre, una de ellas es la gran velocidad a la que crecen los pies de los niños y lo importante que es elegir unos buenos zapatos. No solo unos zapatos bonitos o que le vayan con la ropa tan mona que tiene, que también, sobre todo unos zapatos que le ayuden a andar, que permitan que su pie crezca de forma sana y adecuada y con los que tu hijo pueda meterse en todos los charcos, reales y metafóricos, que va a encontrar en su camino.

RP-Pablosky-2

Porque siempre me ha costado elegir zapatos para mi hijo y porque soy fiel a dos o tres marcas desde que empezó andar, acudí encantada a visitar la fábrica que Pablosky, una de esas marca que nunca me ha fallado, tiene en Fuensalida (Toledo). ¡Me encantó! Allí 400 profesionales fabrican ¡dos millones de zapatos cada año! Zapatos fabricados en España y que lo tienen todo: diseño, tendencia, innovación y calidad.

RP-Pablosky-4

Allí nos fuimos una pequeña parte de las madres que hacemos posible Crecer Feliz: Nora con su hijo Yago, Paula, nuestra Mamá Trendy y su preciosa hija Xabela, y Nicolás y yo. En la fábrica nos esperaban algunos de los miembros del equipo profesional de Pablosky. Alejandro Casar, responsable de Desarrollo de Producto, nos guió a través de la fábrica y el showroom y nos detalló el proceso de fabricación de un zapato Pablosky. Mucho más complejo de lo que todos creíamos. Mientras nuestros hijos corrían de acá para allá, tocaban las pieles de las que están hechas los zapatos y jugaban con las hormas, nosotras atendíamos a las explicaciones de Alejandro.

RP-Pablosky-5
Pudimos conocer de primera mano su tecnología exclusiva: Pablosky System basada en las 4 ‘Ps’ de Pablosky (Piel natural y forro interior superabsorbente inTech, Plantilla verde secante y antibacteriana, Protector interior de puntera y talón y protector exterior y Piso de goma antideslizante). Cuatro pilares fundamentales para que el calzado de nuestros hijos se adapte a su pie y a su ritmo.

RP-Pablosky-6

A todas nos impresionó el corazón y el cuidado artesanal que cada trabajador de Pablosky pone en el proceso de fabricación de un zapato, la calidad de los materiales y las pieles, la atención a las tendencias, el desarrollo de la innovación continua para que los pies de los más pequeños crezcan de una forma sana y segura.Desde la elección de los materiales hasta el último bordado con el logo de Pablosky, todo está cuidado hasta el más mínimo detalle.

RP-Pablosky-7

Tras la visita a la fábrica, llegó el momento de los juegos: cuentos sobre el calzado, dibujos de zapatos para colorear, origami y el juego de las pistas, mientras nos tomábamos un aperitivo en el showroom que tienen en sus instalaciones de Toledo. Allí pudimos ver con tranquilidad la colección completa para esta temporada. Mis favoritas: unas sneakers blancas para el día a día y unos mocasines de ante azul para las ocasiones especiales. Después de pasar una jornada inolvidable, volvimos a casa cargados de zapatos y sabiendo mucho mejor cómo elegir el calzado de los más pequeños.

RP-Pablosky-3

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Deja tu comentario

16 / Febrero / 2016

Primeras veces y grandes rutinas

Cola Cao¿Nos hacemos el Cola Cao? Todas las noches, después de cenar, mi hijo me hace la misma pregunta. Entonces recogemos la mesa, yo preparo dos colocaos (el mío caliente, el suyo, templado. Se parece a mí, pero es él) y él va a por el libro de esa noche. Está aprendiendo a leer y aún lo hace lentamente. A veces él mismo se aburre y se inventa el final de la frase.

– Oiga, no invente, joven.

– Sí pone eso. O debería poner eso.

Y se ríe.

La vida de un niño es un equilibrio entre las primeras veces y el establecimiento de rutinas: la primera vez que prueba el humus, la hora de acostarse, su primer día de música, el cuento antes de dormir. Mi hijo me ordena y da sentido al tiempo y a la vida.

– ¿Nos hacemos el Cola Cao o qué, mami?

En mi casa somos de Cola Cao, tortilla con cebolla, pizza sin piña ni anchoas, platos de cuchara y leer antes de acostarse. Me imagino a mi madre en su casa tomándose su Cola Cao con cereales.

– Hijo, llama a la abu que si no la llamamos todas las noches se enfurrusca.

Ahora sus libros preferidos son de construcciones y animales. Antes eran de coches y transportes en general. Creo que si le transmito mi amor por los libros le estaré dando una herramienta para combatir las decepciones y las ausencias, una fuente de alegría y disfrute. Me encanta que le encanten los libros y que los asocie a ese momento cálido de estar juntos.

Los viernes es el día de hacer planes para el fin de semana.  Tenemos un pacto: hacemos un plan nuevo y otro viejo. Me explico: a mi hijo le encanta ir al Retiro, al Jardín Botánico, al Faro de Moncloa. Si por él fuera, no haríamos otra cosa. Yo acepto si a cambio hacemos algo que no hayamos hecho nunca: un taller de pintura, un concierto, una expo… Además así socializamos, que somos los dos unos solitarios.

– Vale, este fin de semana quiero ir a una tienda de instrumentos musicales y que nos enseñen los violines.

– ¿Los violines?

– Sí, que he oído que necesitan resina y que llevan una cosa para apoyar la barbilla. Y luego al Retiro.

– Eres un mandón. Pues también vamos a ver libros.

– Vaaale.

Cuidar su infancia es uno de mis escasos propósitos verdaderos. Que sea feliz, que se sienta protegido, que sea bueno, que esté sano. Que lea y que a veces se acuerde de mí cuando beba un vaso de Cola Cao.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

1 comentario

21 / Julio / 2015

Conversaciones con mi hijo: la muerte

Malvas

Mi hijo y yo criando malvas

 

– Algún día morirás, cuando seas muy viejita. Y entonces me gustaría que nos muriéramos juntos.

– Eso no puede ser porque tú también te morirás cuando seas muy viejito, y yo ya llevaré años criando malvas. Y mejor, porque quiero morirme tranquila sabiendo que te queda mucha vida por delante.

– Me da igual, pensándolo bien, lo mejor sería morir juntos en un accidente de avión o de barco. ¿Qué son las malvas?

– Las malvas son plantas con flores. Y ni hablar de morir juntos en un avión o en barco, qué horror. ¿A ti no te da miedo morirte?

– No, ¿por qué? ¿A ti te da miedo morirte?

– A mí solo me da miedo que a ti te pase algo. Y morirme un poco también.

– ¿Tú crees en Dios, mamá?

– Pues no sé qué decirte, yo no creo que exista Dios, pero tampoco lo puedo decir con seguridad. Con quién has hablado de Dios.

– Con un amigo del colegio, ese que dice que cuando se abren las puertas a los pedos ya no se pueden cerrar. Yo creo que sí puede existir.

– ¿Por qué?

– Porque así existiría un sitio para estar juntos después de morirnos.

– Qué agobio, morirnos juntos y estar eternamente juntos. ¿No te daría agobio, como cuando te achucho muy fuerte durante mucho tiempo?

– No, no me daría agobio, me encantaría, ¿a ti no te gustaría estar siempre conmigo?

– Claro que sí. Para siempre jamás.

– ¿Hacemos un Titanic de plastilina?

(Conversaciones con mi hijo)

Es posible que solo existan dos temas trascendentales, el sexo y la muerte, y el resto de nuestros afanes sean intentos de resolver esas cuestiones. A medida que pasan los años, esos dos grandes temas se conectan con fuerza. Disfrazamos el sexo de amor y el miedo a la muerte de miedo a envejecer. Pero ni el sexo ni la muerte son iguales después de la maternidad. Hablar de esas cosas con mi hijo me gusta. Él me sirve para conocer el verdadero tamaño de las cosas, como cuando pones una moneda al lado de insecto para que en la foto se aprecie su verdadero tamaño. Ya veremos cuando hablemos seriamente de sexo.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

3 Comentarios

18 / Enero / 2015

Una semana perfecta

Esta semana nunca ha existido. Solo en mi imaginación.

fan_ho

Imagen de Fan Ho

Lunes

Llego a trabajar contenta porque aún me quedan cápsulas de café y porque he podido llevar a mi hijo al colegio a paso normal, de personas, y no a todo correr porque nos hemos quedado dormidos como ceporros frioleros. El trabajo fluye entre reuniones y cafés y buscar cosas y escribir un poco. Como con una amiga y me río y tenemos una buena idea para una cosa que queremos hacer juntas desde hace tiempo. Por la noche veo una peli mientras mi hijo se queda dormido en mis brazos, porque los lunes hay que tocarse más y él es más bebé al principio de la semana.

Martes

El tren llega puntual y está casi vacío, y no se me ha olvidado el libro ni el cepillo de dientes en casa, y me he pintado los labios aunque no entiendo por qué hay gente a las que el rouge les dura todo el día como un tatuaje. En mi vagón viaja gente leyendo y gente que le sonríe a sus pensamientos, y a los pensamientos ajenos. Hay un chico de esos que me gustan, grande, moreno, con mucho pelo, que huele bien. Esta leyendo un libro que apunto mentalmente. El día transcurre lento y precioso.

Miércoles

Consigo no pasar ni frío ni calor en el trabajo, leo una cosa que me hace pensar y la comparto y charlo un rato de algo que casi es importante. Entrevisto a alguien al que admiro y noto que le caigo bien y la conversación se prolonga más allá de las preguntas y respuestas preparadas. Mi hijo me trae un regalo del colegio, un dibujo de una nube azul en un cielo blanco bajo la que nos cobijamos los dos juntos, muy guapos. Sueño con un amigo al que echo de menos y la trama es muy graciosa y me despierto pronto gracias a mi propia risa.

Jueves

Salgo un poco antes de trabajar y me voy a una librería y me compro dos libros y un cuento de hadas y luego me voy de cañas. El bar es cálido y la gente es cálida y me tomo unas cañitas bien tiradas. Paseo hasta casa sola sintiendo frío en la cara. Empiezo a escribir algo que le he prometido a alguien que vive en el fondo del mar. Me sigue gustando al día siguiente, cuando vuelvo a leerlo, tomando un café delicioso.

Viernes

Voy a buscar a mi hijo al colegio, me escondo de las otras madres porque he reservado para los dos en un japonés en el que nos adoran. Pedimos tallarines y langostinos y unagi y yo me como la anguila y él el arroz. Caminamos hasta su tienda de cochecitos preferida, y compramos un coche que cabe en la palma de su mano, y vamos al Retiro y nos hacemos fotos. Por la noche leemos un cuento y otro y otro y otro y al final nos contamos otro más con la boca, inventado.

Sábado

Desayuno tostadas y aún tengo café y queda leche y mantequilla y la cocina está limpia y todo huele muy bien. Leo el periódico y voy al mercado a comprar cosas ricas y cocino para toda la familia. Alguien me ha traído margaritas blancas y pomelos. Encuentro un vestido precioso que me sienta genial y me cuesta poquísimo y reservo un viaje para dentro de un mes, en un sitio junto al mar, al norte, en el norte. Voy al cine sola y aunque nadie me coge de la mano, me siento bien.

Domingo

Voy al Botánico con mi hijo y hacemos el mismo recorrido de siempre, ente olivos y bonsáis y cactus y plantas carnívoras. No me he llevado trabajo a casa y leo y leo y leo un libro que vi el otro día a un chico muy guapo en el tren. Un libro maravilloso. Al chico quizá vuelva a encontrarlo, en otro tren, en otra semana perfecta.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

1 comentario

2 / Enero / 2015

Hola 2015

Se acabó 2014, que ha sido un año en el que he perdido muchas cosas: las gafas, el móvil, la cartera, la cazadora, el bolso… No aprendí a cocinar nada que mi hijo quiera llevarse en un tupper cuando se independice, escribí sobre muchas cosas que no me importaban echando mano de oficio y sobre otras que sí, y disfruté, aunque no tanto como antes. Leí mucho, y me identifiqué con la madre muerta de El jilguero, de Donna Tartt y después con la niña que crece de La Niña y el Mar, de Ernesto Filardi. Me compré todos los libros de Pynchon pero solo leí algunos, porque es uno de mis escritores favoritos pero soy perezosa. Vi crecer a mi hijo, que en 2014 inició el aprendizaje de la lectura y la escritura. Le di muchos besos y abrazos, cientos de miles, compartimos muchos cuentos e hicimos las torres más altas de Europa.   10818087_1537088719862994_1449572146_n

Viaje poquísmo (a Barcelona, Vitoria, Mundaka, Cuenca), el peor año de mi vida, y no monté en ningún avión, algo que no ocurría desde 1998. Por eso no me di cuenta de que tenía el DNI caducado desde enero, por eso y porque soy un desastre. Aún no lo he renovado, pero lo voy a hacer porque este año quiero volver a volar. Aún así, recorrí miles de kilómetros entre el centro de Madrid y El Polígono en el que me gano el sustento. Fui (casi) todas las semanas al Jardín Botánico y me sentí en el Museo Thyssen como en mi casa. En 2014 bebí litros de vino blanco, comí como un cochino jabalí, me eché en la cara decenas de muestras variadas, me corté el pelo, dejé de comprarme ropa. Hice nuevos amigos, en concreto tres, y pasé mucho tiempo con una grandísima amiga sin la cual no hubiera podido sobrevivir.

db4f78ca5aa311e2a58122000a9d0ed5_7

En 2014 perdí a un amigo. El amigo con el que bailé y hablé hasta el amanecer durante años. Me destrozó el corazón. Pero me viene a veces a visitar en sueños, hecho un pincel, reguapo, todo swing. Te llevo conmigo y, ya sabes, olé lo bonito.

1539792aca8c11e2a42522000a1f96b3_7

Hola 2015, solo te pido que no muera nadie.

 

(Las fotos de este post son de María de Miguel, que en 2014 me regaló una foto de su hija para este blog. Visitad su web y la de su estudio, Antártica)

 

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

2 Comentarios

17 / Agosto / 2014

Madurar

Uno no se hace realmente mayor hasta que tiene un hijo o sobrevive a la muerte de un ser querido. Tener un hijo acelera el tiempo, la muerte de alguien que amas lo detiene en un punto exacto. En cualquiera de los dos casos cambias, maduras. La madurez es una cosa extraña. Es renuncia y asunción de que uno es lo que es, y que seguramente no llegará ya a ser otra cosa. De que los mejores bailes y los mejores besos ya se disfrutaron, porque no había miedo y todo era nuevo, porque eras absurda e intensamente feliz e infeliz y aún te podías mirar al espejo con desdén.

 

Stone Fields, de Giuseppe Randazzo

Stone Fields, de Giuseppe Randazzo

 

 

Los años pasan y te rindes a la evidencia de que eres frágil y prescindible y de que tus escritos, tu trabajo, tu ambición, tu vanidad, tu belleza, tus logros, tus besos no tendrán más porvenir que el olvido. Entonces rezas (aunque seas atea, porque rezar es esencialmente susurrar un soliloquio y esperar que alguien lo escuche. Como escribir) para que los años venideros te pillen con fuerza, amor y sentido del humor para criar al hijo que, ese sí, tiene la vida por delante. Porque para él serán los amores y los deseos que un día dejaron de llamar a tu puerta.

 

PD: Los días pasan pero no por tu ausencia. Me encantó bailar contigo

 

 

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

1 comentario

7 / Agosto / 2013

Sienna Miller y el cochecito de Warhol

Inventor de la modernidad, icono del pop y artista multidisciplinar, Andy Warhol es uno de los creadores más influyentes del siglo XX. Rodeado de artistas, modelos, actores y bohemios, Warhol tuvo una vida frenética y reveló al mundo que todo el mundo tiene derecho a sus quince minutos de fama. Fue el primero en darse cuenta de que celebrities como Marilyn Monroe y ciertos productos, como la botella de cocacola y el bote de sopa Campbell´s, representaban la esencia de Estados Unidos.

 

Bugaboo de Andy Warhol

 

Esta esencia pop es la que está presente en la edición especial de Andy Warhol + Bugaboo. Bugaboo y la Fundación Andy Warhol para las Artes Visuales han iniciado una colaboración con el lanzamiento de estos accesorios para los cochecitos. La colaboración celebra el amor del artista por las mentes creativas y curiosas de los niños. En mayo se lanzaron dos colecciones, Flores y Coches. En la primera de ellas, los dibujos de las flores en rojo brillante y negro carbón cubren la capota y los packs de fundas adicionales del Bugaboo Bee, Bugaboo Cameleon 3 yBugaboo Donkey. Además, la marca ofrece una sombrilla de flores, con el estampado en rojo, y también en azul y verde.

 

Sombrilla Warhol de Bugaboo

 

 

La segunda colección, Coches, es mi preferida (mi hijo adora los cochecitos). Los automóviles fueron otro de los iconos que Warhol eligió para muchas de sus obras. Los estampados elegidos para los cochecitos son originales de 1962, en negro y blanco roto, y cubren la capota del Bugaboo Bee y los packs de fundas adicionales del Bugaboo Cameleon³  y Bugaboo Donkey. Esta es la colección elegida por Sienna Miller para pasear a su hija Marlowe. 

 

Colección Coches de Bugaboo + Warhol

 

Sienna Miller y su hija Marlowe

 

Ambas colecciones incluyen un pack de fundas adicionales para el Bugaboo Cameleon 3 (169,95 €), y el Bugaboo Donkey (169,95 €), la capota para el Bugaboo Bee (109,95 €) y el Bugaboo Donkey (109,95 €) y, por último, la sombrilla de flores (69,95 €). ¿Qué os parecen?

 

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

4 Comentarios

17 / Junio / 2013

Niños con hambre

Sé que no esperáis estos contenidos en un blog de tendencias infantiles pero estoy reivindicativa porque conozco a muchas madres en España afectadas por la crisis. Que han perdido el trabajo, que son el único sustento de la unidad familiar, que tienen que cuidar de mayores dependientes sin ayuda. Ahora ya sabemos que algunos padres llevan al colegio a sus hijos sin desayunar porque allí les dan un vaso de leche y prefieren guardar lo que tienen para la cena. La situación es crítica.

 

Niños pobreza España

Estos son los datos:

– Más de 2.200.000 niños están por debajo de umbral de la pobreza en nuestro país, y su número ha aumentado en más de un 10% durante la crisis. El 16,7% de los niños vive en hogares que sufre pobreza severa.

– El incremento de la demanda de emergencia en los servicios sociales de los Ayuntamientos, que incluye la entrega de alimentos o ayudas para pagar recibos, ha crecido más del 250%.

– Las becas de comedor han bajado entre el 20% y el 30%, según Unicef.

– El 84% de los pediatras constata un aumento de los problemas de salud mental en las familias derivados de la crisis, como ansiedad, depresión o adicciones.

– El 55% de los pediatras estima que la disminución de ingresos de las familias está afectando a la salud de los niños.

 

Lo más importante es luchar contra los recortes que afectan a las ayudas a los más necesitados, especialmente si son niños. Está pendiente de aprobación un Plan Nacional de Acción para la Inclusión Social 2013-2016, que prevé un objetivo específico dedicado a la pobreza infantil. Mientras tanto, hay formas de colaborar:

Cruz Roja. Ayuda a personas afectadas por la crisis, aquí.

Unicef. Programas de acción en España, aquí.

Cáritas. Atención a la infancia, aquí.

Save the children. Pobreza infantil en España, aquí.

Mensajeros de la Paz. Programas de atención a la infancia, aquí.

 

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

1 comentario

9 / Junio / 2013

Por la educación pública

La semana pasada, una compañera de trabajo (gracias, @carmenchuMS) me llevó hasta este post: Una puta mierda, del blog Scientia. Su autor, José Manuel López Nicolás, es profesor del Departamento de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Murcia. Lo quiero compartir porque creo que su lectura es obligatoria para todos, y especialmente para los que tenemos hijos. Este post te da ganas de llorar y te provoca un enfado tan grande que tienes que reaccionar. Por eso hoy quiero dedicar este espacio a defender la educación pública y protestar por unos recortes que dejan en la calle a miles de profesores, expulsan de la universidad a alumnos brillantes que no pueden pagar las tasas y descuida a los alumnos con más necesidades educativas. La educación es el futuro. Solo garantizando una educación pública de calidad vivirán nuestros hijos en una sociedad que premia el talento, el conocimiento, el esfuerzo y la solidaridad. Nada más, mañana volveré a mi ser, que también me gusta mimar mi lado tontuno.

 

Educación pública para todos

 

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

1 comentario

11 / Octubre / 2012

Planes para el puente del Pilar

Chicas, estoy rara. Estoy con al ánimo otoñal y tengo ganas de estar con mi hijo a todas horas. Mira que se mueve, mira que me agota, pero le echo de menos un montón. Estoy en el trabajo y me pillo a mí misma pensando en el niño, me levanto entre noche para arroparle, le doy caprichos innecesarios. Menos mal que vienen tres días de fiesta y podré pegarme a mi polluelo como un velcro.

¿Qué planes tengo? Parque, sillón, paseo, Retiro. Y un evento muy especial al que voy a acudir mañana con otras mamás blogueras. Del 12 al 14 de octubre Seguimos siendo las mismas convertirá la plaza de Felipe II de Madrid en un oasis de relax para las madres y un espacio de diversión para toda la familia. ¿En qué consiste? Te regalan una sesión de masaje, manicura y maquillaje mientras tu pareja y el niño te esperan en un espacio de diversión con muchas actividades. ¡Lo que yo necesito! Un masaje relajante sin perer de vista al pocholo.

Todas las madres que estéis en Madrid estos días, podéis disfrutar de este plan, en un horario de 11 a 14 y de 16 a 19. Además, habrá una zona chill out con revistas, sillones y música. ¿Te apuntas?

Entra en la página web de Seguimos siendo las mismas si quieres más info.

 

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

3 Comentarios

Posts Anteriores

css.php