Crecer feliz
Mama a la ultima

Posts en la categoría 'Televisión'

5 / octubre / 2014

Marceline y la Princesa Chicle

Ya he dicho en otras ocasiones (por ejemplo, en este post dedicado a Finn y Jake) que me encanta ver con mi hijo Hora de Aventuras, El increíble mundo de Gumball o Historias corrientes. A pesar de lo que piensan grandes amigas de la blogosfera maternal (os dejo un cariñoso post que me dedicó Mama Full Time titulado Dibujos muy a la última), EN MI MODESTA OPINIÓN, son series ideales para niños que son niños, y no se conforman con ser proyectos de adultos. Aquí tenéis cinco razones por las que me encantan esos dibujos:

Jake y Finn

1. La amistad. Jake y Finn son amigos, Mordecai y Rigby son amigos, Gumball y su hermano-adoptivo-que-antes-fue-pez Darwin son amigos. Amigos de verdad, pase lo que pase, superamigos de la muerte para siempre. Sus relaciones no son ideales: los celos, la envidia, la vanidad, el egoismo… provocan peleas y desencuentros capítulo tras capítulo pero al final la amistad verdadera siempre vence.

Mordecai y Rigby

2. Las aventuras. Los dibujos que vemos mi hijo y yo tienen la misma estructura que los mitos clásicos; cada capítulo está lleno de aventuras, y aventuras alejadas de la realidad, surrealistas, pobladas de personajes fascinantes que planean retos (y hasta problemas morales) al héroe. Me refiero a aventuras. no ir a buscar a un mono con botas a una montaña con la auyuda de un mapa y un mooochila. Además, hay música y vídeojuegos.

Aventura

3. La rebeldía, la inseguridad y los culos. Los pedos, los mocos y los culos existen. En el universo infantil y en el adulto. La risa tonta y el sonrojo existen. En la realidad se mete la pata y los demás (no todos, algunos), si son niños, se ríen de ti en tu cara y, si son adultos, lo hacen a tu espalda. En la vida hay que superar el pudor que nos da hacer ciertas cosas y la vergüenza que acarrean los fallos y los fracasos.

Gumball

4. Las canciones. Alejados de los cantajuegos y los chillidos de Dora, las canciones de, por ejemplo, Hora de Aventuras, son maravillosas. Igual me he pasado, pero a mí me encantan.

 

 

5. Ellas. Podéis decir que los protagonistas principales de estos dibujos son chicos, y tenéis razón. Pero son ellas son listas, divertidas y fuertes. Y desinhibidas. Marceline y la Princesa Chicle son mi favoritas. Para los que no lo sabéis, fueron pareja en el pasado, según desveló recientemente Olivia Olson, la mujer que pone la voz a Marceline. Ya se veía venir desde ese episodio en el que Chicle olía la camiseta de Marcelina. Así que un punto más a favor de esta serie para familias diversas.

Chicle y la camiseta de Marceline

 

 

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

2 Comentarios

25 / febrero / 2014

Ya solo veo dibujos animados

El otro día me quedé sola en casa. Un día en que el niño durmió con su abuela (gracias, mamá) porque estaba hasta arriba de trabajo y llegué a casa a las mil, despeinada y con la falda descolocada, y me hice un bocadillo porque era incapaz de cocinar y conecté la tele porque no podía ni sujetar un libro. Pues puse la tele directamente en un canal infantil y allí estaba Bob Esponja. Lo hice sin pensar.

 

¿Acabaré vestida de Moschino?

¿Acabaré vestida de Moschino?

 

Mira que sigo abonada a Canal +, y tenía grabados True Detective y Sherlock, y que echaban Lo imposible. Pero no estaba yo para tsunamis ni misterios ni conflictos. Bob Esponja cantaba ‘Adiós Atlántida’, que es una canción que mi hijo y yo nos sabemos de memoria. A veces la entonamos los lunes camino del cole, cuando dejamos atrás nuestro dulce refugio y marchamos a nuestras respectivas obligaciones. Después de Bob Esponja me tragué Historias corrientes y Hora de aventuras y hasta un episodio de unos conejos malignos que vienen del espacio. Todo esto con una copa de vino.

 

Crees que soy Clark Kent pero soy Superman

Crees que soy Clark Kent pero soy Superman

 

¿Qué me ocurre? Que habito en un planeta propio que comparto con mi hijo. Soy como un Superman que por las mañanas se convierte en Clark Kent y se pone las gafas para ir a trabajar y hacer cosas de adultos y luego vuelve a la Fortaleza de la Soledad, se viste con una capa y puede dar rienda suelta a los poderes de volar y ver a través de las paredes. Como Superman, doy lo mejor de mí en la intimidad, y como Clark Kent, a veces no estoy cuando pasan cosas ‘importantes’ ahí fuera porque estoy donde tengo que estar.

 

No estar nunca sola aunque estés sola

No estar nunca sola aunque estés sola

 

A veces veo dibujos animados yo sola. Señal inequívoca de que soy madre. De que estoy conectada a mi hijo. Y de que todo lo que haga, a partir de ahora, tiene que venirnos bien a los dos. Aunque lo haga yo sola y aunque vaya a hacer muchas cosas. Este, aunque no lo parezca, es un post que habla de la maternidad. Y vosotras ¿también os sabéis las canciones de Bob Esponja?

 

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

1 comentario

12 / diciembre / 2013

Series de tu niñez para ver con tu hijo

 

(ADVERTENCIA: ESTE POST CONTIENE UN USO ALEGRE DE MAYÚSCULAS Y EXCLAMACIONES)

Ya sabéis que me encanta que mis amigos escriban en este blog. Ya sabéis que A-DO-RO a GABRI CALZADO, mi cómico favorito, un showman espléndido, un chico muy simpático y muy mono y muy buen hijo. Gabri Calzado  ya escribió aquí y ¡HOY REPITE! Hoy es un día muy especial para él porque ¡estrena programa en Canal + Series! El programa se llama Supercuts y es supercute, como él. Lo presenta junto a Manu Piñón y mostrará los videos más curiosos y simpáticos de las series de televisión. Convoco a todas las madres que me siguen a que permanezcan atentas a sus pantallas hoy, jueves, 12 de d¡ciembre a las 20.45 en Canal + Series.

 

Gabri y Manu

Manu y Gabri están más delgados en la vida real

 

Ahora, sin más preámbulos, os dejo con Gabri Calzado, que habla de las series de dibujos de su infancia que volvería a ver con su hijo, si se llegara a reproducir, o con cualquier familiar / amigo menor de 20 años. Cuando lo leí, LLORÉ (de risa, de nostalgia, de ternura…)

 

LOS FRUITIS

¿Qué te enseñaban?
Que con tu grupito de amigos puedes llegar donde quieras, da igual que tus amigos sean humanos o frutas transgénicas con 1.35 metros de altura. También, que las frutas pueden ser amigas de una niña vestida con dos trapos verdes y a nadie parece importarle demasiado.

Los nombres de los personajes estaban pensados con ahínco y entusiasmo; que era una fresa, Fresón, que tiene una mochila, Mochilo, que es un cactus y pincha, Pincho. Exceptuando el protagonista absoluto, que era una piña con sombrero que hablaba andaluz y se llamaba… ¡Gazpacho! ¿WTF?

Los Fruitis viajaban por todo el mundo (ya me dirás de donde sacaban la pasta) y visitaron, China, París, Canadá… pero por mi profesión quiero destaca cuando viajan a Estados Unidos y conocen a un rábano, que se llama…¡Rábano! Que es un fruitti que trabaja en el mundo del cine y lleva Converse.

 

Rábano

Sin duda una buena serie, amable y muy fácil de ver, aunque OJO, siempre he pensado que ver esta serie es lo peor para que vuestros hijos coman fruta.

-¿Venga hijo, cómete este platanito?

–¿A mi gran amigo Mochilo? ¡Asesina!

(Apunte de la autora de este blog: ¿Y qué me decís del señor Nabo? Ahí lo dejo)

 

 

ÉRASE UNA VEZ EL CUERPO HUMANO

¿Qué te enseñaban?


TODO. Te enseñaban absolutamente todo lo que había que saber sobre el cuerpo humano. Yo no creo que haya aprendido nada más del cuerpo desde que vi la serie. Es posible que haya dado algunas clases prácticas de algunos temas, pero la base es de esta serie.

Érase una vez el cuerpo se adentraba en el cuerpo y te mostraba la de cosas que hay en él y lo primero que sabes es que está lleno de bichitos con ojos graciosos, mini naves espaciales y malvados con corte de pelo de tronista y nariz roja. ¿Qué más quieres?

 

érase una vez el cuerpo humano

Te mostraba de manera didáctica como las neuronas corrían de un lado para otro llevando información, como los glóbulos llevaban el óxigeno y la sal ¡¡estaba representada por un salero!! Eran dibus bonitos de ver y yo además estaba enamorada de la niña morena que salía. Conocí mi cuerpo y mi primer amor (televisivo). Lo que te digo, la repera.

(Apunte de la autora de este blog: Yo también aprendí aquí todo lo que sé del cuerpo. Humano. Ahí lo dejo).

 

 

D´ARTACAN Y LOS TRES MOSQUEPERROS

¿Qué te enseñaban?

Pues que uno para todos y todos para uno… Guau! La famosa obra de Alejandro Dumas protagonizada por perros, ¿no es una genialidad? Como D´Artagnan es difícil de decir, pues D’Artacan y ya está. Y para rematar, mosqueperros!! Ya no se razona así en las series.
Te daban ganas de leer la novela, de comprarte un perro y de sacarlo a hacer sus necesidades todos los días sin rechistar. Los dibujos es cierto que tenían movilidad reducida y que muchas veces se quedaban con la boca abierta mientras el personaje soltaba una parrafada, pero lo importante el mensaje: Sé leal y estate cerca de tus colegas.

 

dartacan

Las series actuales van de bichos que salen de bolas y se dan de leches en un ring para ser el mejor, para machachar al rival y dejarlo tirado en una cuneta. Mucho mejor perros con espadas, dónde va a parar.

(Apunte de la autora de este blog: La mala de esta serie era una gata, Milady. Una gata de esas tan monas que pululan por internet. Ahí lo dejo).

LA VUELTA AL MUNDO DE WILLY FOG

¿Qué te enseñaban?

Te enseñaban el MUNDO, así con mayúsculas y sin exageraciones. Si hoy tengo espíritu viajero, estoy seguro que en parte es por Willy Fog, me fascinaba y me tenía pegado a la tele mientras me comía una manzana, que acababa poniéndose fea en la mesa porque pasaba de ella.

Me parecía apasionante todo, el traje de Willy Fog, que es todo un señor, la apuesta que hacía (“faltan huevos de dar la vuelta al mundo”) y todos los lugares por los que viajaba, descubriendo cosas chulísimas. Yo quería ser Willy Fog.
Sólo tenía una cosa que me irritaba un poco, Tico, la especie de rata andaluza que viajaba con él y siempre tenía que meter alguna morcilla graciosa. Eso sí, me encantaba el reloj solar que tenía y que sirvió para sacar de apuros a nuestros amigos en más de una ocasión.

 

Willy Fog

En mi recuerdo queda cuando en la India tienen que salvar a la Princesa Romi de una pira, cuando iba a ser quemada viva (WTF, serie para niños?), es un momento que tengo marcado. Además la Princesa Romi estaba buenísima, para ser un dibujo animado, claro está.

Soy Willy Fog apostador…

(Apunte de la autora de este blog: ¿Por qué todos los personajes graciosos de las series para niños son andaluces? El bien que haría para la amistad entre españoles que fueran catalanes, vascos o extremeños. Ahí lo dejo)

 

 

LOS TROTAMÚSICOS

¿Qué te enseñaban?

Que existía la gente que cantaba antes de Operación Triunfo, La Voz, Tú si que vales… Cuatro animales, que los pobrecicos (por hache o por be) no son felices, se encuentran en Bremen y deciden formar un grupo de música.

Se establecen en un caserón, ocupado por unos ladrones, a los que logran echar y se montan su estudio para componer y esas cosas de músicos. Aparte de dar bolos, el grupo se dedica a defender Bremen, cuidar del bosque y luchar contra los ladrones, que quieren recuperar el caserón. Un no parar, vamos.

Pocos grupos que yo conozca pueden colocarse uno encima de otro como sucede con los trotamúsicos. Ya me gustaría a mí ver a los Auryn posar de esta guisa. Es un arte al alcance sólo de los mejores.

TROTAMÚSICOS
Me gustaban tanto que incluso tuve un perro que se llamaba Lupo, ahí es nada.

(Apunte de la autora de este blog: JAJAJAJJAJAJA. Ahí lo dejo).

 

 

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

5 Comentarios

css.php